TRADUÇÃO JURAMENTADA

Traducción jurada y traducción simple: cuál es la diferencia

Con la globalización y un número creciente de negocios entre países de diferentes lenguas, el volumen de traducciones de documentos en el mundo empresarial ha aumentado significativamente. Si bien no se exija la traducción de algunos documentos, se puede mantener su contenido en el idioma original o por medio de una simple traducción, pero hay casos específicos en los que la Ley Brasileña considera que la traducción la debe realizar un traductor jurado.

Lo que la mayoría no sabe es que no todo traductor puede realizar este tipo de traducción, que tiene fe pública, y es necesario que el profesional esté habilitado en el idioma a traducir, además de, obviamente, que tenga la capacidad en el dominio de la lengua portuguesa, que haya aprobado un concurso público y esté registrado en la junta de comercio.

ENTIENDA LAS DIFERENCIAS

Folha pazetti - Bullet Traducción simple
La traducción simple se puede utilizar de forma privada para fines particulares, incluso con objetivos laborales y dirigidos a los negocios.

Folha pazetti - Bullet Traducción jurada
Puede realizarla el traductor especializado y con facultades para hacerla, como se requiere por ley para algunos documentos (ver Decreto Ley 13.609 / 43). Toda traducción de este tipo debe contar con la firma del traductor jurado, reconocida en la notaría, para asegurar su autenticidad.

Para mantener su valor legal en Brasil, los documentos civiles tales como certificados de nacimiento, certificados de matrimonio, certificados de defunción y sentencias de divorcio, por ejemplo, necesitan traducción jurada. Se mantiene la regla para documentos personales como cédula de identidad, licencia de conducir, expedientes profesionales, diplomas, certificados escolares, poderes y contratos sociales, entre otros.

También conocida como traducción pública, refleja en portugués el documento original que, a diferencia de la traducción simple, además de la transcripción fiel del texto, debe contener información como referencia al tipo de documento y forma de recepción (documento original, copia por correo electrónico, etc.). El traductor tiene que transcribir fielmente el documento, haciendo constar otros elementos que contiene, por ejemplo: estampillas, sellos, símbolos, firmas y toda y cualquier información que contribuya a su comprensión.

Folha pazetti - Bullet Conclusión
Aunque, como ya se ha mencionado, los contratos de negocios internacionales no necesitan ser traducidos o pueden tener solo traducción simple, sin embargo, en el caso de una disputa legal, si la demanda se resuelve en territorio brasileño, con el fin de dirimir cualquier impasse, es obligatorio anexar la traducción jurada del contrato y todos los demás documentos que se discutan en el proceso.

La traducción jurada y la traducción simple se distinguen no solo por el tipo de profesional que tiene competencia técnica y habilitación para realizarla, sino también por la complejidad que requiere la primera. Se constata que la traducción jurada tiene por objeto validar documentos en lengua extranjera, dándoles valor legal en el territorio brasileño, evitando posibles distorsiones, adulteraciones o errores en el documento original.

Andreia Daros es socia de Ferrareze e Freitas Abogados

OAB/SP 294.669-A

OAB/RS 74.050

ffa.com.br